About us

Con un mantenimiento adecuado, los muebles, aún con el paso del tiempo, siempre pueden parecer como nuevos. A continuación, le ofrecemos una guía mínima, de limpieza y cuidados.
MADERA Y CHAPA DE MADERA
  • La exposición prolongada a la luz solar puede causar agrietamiento del acabado de los muebles de madera, por lo cual es importante no exponerlos a los rayos directos del sol
  • Para prevenir resequedad mantenga los muebles lejos del aire acondicionado o calefactores para evitar la exposición excesiva a la humedad o al calor ya que estos los afectan sensiblemente.
  • No ponga objetos con exceso de peso en los muebles y nunca se apoye en los cajones y las puertas.
  • No colocar o dejar objetos calientes o húmedos directamente sobre la madera. El caucho o plástico directo sobre la madera también puede dañar los acabados.
  • Ocasionalmente mover las lámparas, libros, ceniceros, u otros objetos encima de los muebles de madera, así el color de la madera se mantiene uniforme.
  • Levantar las piezas encima de los muebles en vez de rodarlas o deslizarlas a través de la mesa, así se evitarán rasguños y rayados en el acabado.
  • Hay que tener mucho cuidado en los desplazamientos. En lo posible siempre levantarlos, no empujarlos lateralmente, ya que esto causa tensión en los ensambles.
  • En el caso de las mesas, lo aconsejable es levantarlas por la base o patas en vez de la sobremesa, ya que ésta puede desprenderse o aflojarse.
  • De la misma forma, las sillas deben levantarse por la base del asiento en vez de los brazos o la parte posterior de la espalda.
  • Para la limpieza sólo utilizar un paño ligeramente húmedo. Después del paño húmedo, pasar siempre un paño seco No utilizar métodos o materiales de limpieza no adecuados (abrasivos, alcoholes, solventes o limpiadores domésticos) para el tipo de producto.
  • Mantener los productos que contengan alcohol o químicos severos lejos de los acabados de sus muebles.
  • Con el paso del tiempo, los muebles de madera tienden a oscurecerse, una característica que no implica que vayan a deteriorarse.
  • Si presentan un aspecto más descuidado, se recomienda que sus muebles de madera o laca, de ser necesario sean tratados por un profesional.
MÁRMOL
  • El mármol es un material poroso con una superficie abierta que necesita protección, y cualquier líquido que se derrame debe ser limpiado inmediatamente con un paño limpio, de color neutro.
  • Antes de la entrega se ha aplicado una capa protectora de cera o sellador que reduce en cierta medida el riesgo de penetración de los líquidos al mármol.
  • Sin embargo, es muy importante secar el líquido en cuanto se derrame, para evitar manchas, los líquidos aceitosos penetrarán la superficie mucho más rápidamente que los líquidos a base de agua.
  • Debido a que el MÁRMOL reacciona al calor, es necesario proteger la superficie usando posavasos debajo de bebidas y objetos calientes o muy fríos para proteger la superficie.
  • Si se requiere una limpieza más a fondo, sólo puede ser usado un jabón con PH neutro. Cualquier producto ácido o alcalino degradará la superficie.
  • Para un mejor cuidado, será necesario reaplicar la capa protectora de cera o sellador en un lapso no mayor a 6 meses en condiciones normales de uso.
TAPICERÍA EN GENERAL
  • Proteger las telas de la exposición directa a la luz solar para prevenir que los colores pierdan su tonalidad.
  • Es importante, cuando esto sea posible, intercambiar los cojines del asiento y del respaldo, de manera regular para garantizar un desgaste uniforme y alargar la vida de los cojines.
  • Es necesario sacudir regularmente los cojines con relleno de espuma, plumas o fibras para que mantengan la estabilidad de la forma
  • Limpieza normal, pasar la aspiradora una vez a la semana por todo el mueble, incluyendo los reposabrazos, los laterales, huecos entre cojines y la parte trasera, aunque esté en contacto con la pared.
  • Limpiar las manchas y derrames inmediatamente, en cuanto se produzcan, colocar un paño absorbente encima sin moverlo sobre la mancha.
  • Se recomienda aplicar un Protector de Textiles para evitar que las manchas y la suciedad penetren en las fibras textiles.
  • No utilizar productos de limpieza, suavizantes, blanqueadores o detergentes abrasivos, estos pueden manchar, decolorar y neutralizar la protección de los textiles.
MUEBLES DE EXTERIORES
  • Las piezas de madera deben ser tratadas con aceite especial para muebles de exteriores antes de su uso y, posteriormente 3-4 veces al año (o más en los climas más secos).
  • Utilizar únicamente aceite apropiado para muebles de exteriores y asegurarse de seguir las instrucciones del producto.
  • Las piezas laminadas y de mimbre de polietileno deben limpiarse con un paño limpio y húmedo, se puede añadir un poco de jabón suave.
  • No utilizar productos de limpieza que puedan rayar o corroer la superficie.
  • Los objetos calientes tales como ollas, sartenes y velas nunca deben colocarse directamente sobre la superficie de las mesas.
  • Los muebles para exteriores son ideales para uso al aire libre, pero durante largos periodos, se recomienda cubrirlos o guardarlos en el interior.
PIEL
  • Proteger la piel de la exposición directa a la luz solar y de las fuentes de calor para evitar que los colores pierdan intensidad y sufran resequedad.
  • Para la limpieza general, utilizar únicamente un paño suave seco.
  • Si limpias con la aspiradora, utiliza una boquilla de cepillo suave para no rayar la superficie.
  • Si utilizas limpiador de pieles sigue siempre las instrucciones del producto.
FIERRO
  • Proteger los muebles de la exposición directa a la luz solar para prevenir que los colores pierdan su tonalidad.
  • Siempre levantar las piezas encima de los muebles en vez de rodarlas o deslizarlas a través de la mesa, así evitará rasguños y rayados en el acabado.
  • No utilizar productos de limpieza que puedan rayar o corroer la superficie. (Abrasivos, alcoholes, solventes o limpiadores domésticos con hipoclorito)
  • Para la limpieza general, utilizar un trapo suave preferiblemente blanco, ligeramente húmedo e inmediatamente pase un trapo seco.
  • Asegúrese de secar totalmente la pieza, ya que la humedad puede deteriorar el acabado y generar oxidación.
  • Siempre que se realice un procedimiento de limpieza, este debe de hacerse, limpiando en la dirección de la textura o del pulido de la pieza nunca en el sentido contrario, para evitar generar rayones.